Forum Europa Tribuna Andalucía

Más Almería en la Andalucía que viene

Almería tiene mucho que decir en la Andalucía que viene. Esa es la idea que, coincidiendo con la celebración del Día de Andalucía, centró mi participación en el Forum Europa Tribuna Andalucía celebrado en Sevilla hace unos días. Creo que era una buena oportunidad para exponer ante un buen número de empresarios y cargos públicos de toda Andalucía la aspiración de Almería a cobrar más peso y protagonismo en el nuevo tiempo que vive nuestra comunidad tras el cambio de gobierno en la Junta de Andalucía. Un cambio que, en mi opinión, va más allá de la sustitución o el relevo y que plantea a los andaluces la oportunidad de un cambio de registro de dimensión histórica, avanzando en un nuevo modelo social y económico que interprete el futuro de Andalucía fuera del espíritu colonizador del partido, como hizo durante décadas el PSOE en nuestra tierra, vulnerando leyes y maltratando oportunidades. Y como dije en Sevilla, los almerienses debemos ser conscientes del importante papel que va a jugar nuestra provincia en una Andalucía mejor gestionada territorialmente. Hay dos maneras de gestionar el territorio: desde la emoción o desde la inteligencia. Gestionar desde la emoción es mirar el camino con las luces de cruce, poniendo el foco en lo más cercano, mientras que gestionar los territorios desde la inteligencia nos pone una luz más larga que amplía nuestra perspectiva y nos permite tomar mejores decisiones. Por eso creo que la Junta de Andalucía está actuando con inteligencia al otorgar protagonismo a la periferia. Andalucía, que es muy grande y muy diversa, tiene que aprovechar esa diversidad y convertirla en un valor añadido. Cuanto más potenciemos a esa periferia andaluza que cultiva, que exporta, que innova y que entiende la subvención como remedio y no como un sistema de monocultivo, más nos alejaremos del ineficaz y clientelar modelo centralista que impulsó durante décadas el Partido Socialista. Andalucía es mucho más grande y más importante que cualquier partido político. Y en eso incluyo al mío. Porque en ese plano, o como se dice ahora, con ese relato, los pueblos y las ciudades andaluzas salen ganando. Pero no podemos limitarnos a esperar que esa metamorfosis venga simplemente de la mano de la política. A estas alturas creo que los andaluces sabemos qué esperar de la política  y qué no. Y en ese sentido, cambiar Andalucía no es una utopía, porque las utopías no se cumplen. Las utopías son el prólogo intelectual del fracaso. Pero el cambio que está en marcha en Andalucía empieza por todos y cada uno de nosotros. Somos nosotros, los andaluces, los que tenemos que interiorizar y hacer nuestra la idea de que otra Andalucía es posible, porque el cambio es la mejor manera que tenemos de ser diferentes.


carta

Ábalos se preocupa de Venezuela más que de Almería

Si Almería fuera Caracas, tal vez el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se habría dignado a ofrecer a la sociedad almeriense algún tipo de explicación sobre el futuro de las actuaciones que su ministerio tiene en marcha en nuestra capital y de las que, por mucho que se le pregunte, no dice nada. Es sabido que las respuestas del señor Ábalos no suponen en modo alguno una garantía de veracidad, pero peor que la duda es siempre el silencio y el desprecio como manual de estilo. Hace unos días me veía obligado a enviar una carta al ministerio pidiéndole al señor Ábalos información sobre el estado de esos proyectos y seguimos sin respuesta. Uno de ellos es la Estación de Ferrocarril de Almería, el edificio más hermoso de la ciudad, y por el que algunos tanto lloraban en su día, organizando concentraciones y abrazándolo cuando gobernaba el PP. Y desde el Ayuntamiento nosotros decíamos que llevaban razón; que era lamentable que la Estación estuviera así. Y emprendimos una negociación muy complicada con el ministerio cuando gobernaba el PP para recuperarla. Y conseguimos no sólo que el gobierno asumiera el coste de la rehabilitación, sino también su cesión gratuita y sin condiciones a la ciudad de Almería para lo que los almerienses quisiéramos. Las obras las comenzó el gobierno del PP y las paralizó el gobierno socialista. En la actualidad llevamos un año de retraso sobre la fecha prevista de finalización junto al más hermético de los silencios sobre su futuro. Así actúa el gobierno de la gente y para la gente. Por desgracia, lo mismo podemos decir de un proyecto tan estratégico para Almería como el Puerto Ciudad o la conexión de la A-7 con la zona portuaria. No sabemos nada. Y no hablamos de iniciativas municipales, ni del PP, ni del alcalde: son proyectos de ciudad beneficiosos para todos, que al Gobierno de la gente parece no interesar nada. Y a sus representantes en Almería tampoco. Y qué decir ya del proyecto de la 2ª fase del Soterramiento: todo un misterio por resolver. Una obra con la que el PSOE se comprometió en su día con el ministro Iñigo de la Serna y de la que en diciembre pasado tenía que tener finalizado el proyecto. No hemos tenido noticias de él y ni tan siquiera se ha convocado una nueva reunión de la sociedad Almería Alta Velocidad de la que forman parte Gobierno, Junta y Ayuntamiento. Estamos a las puertas ya de marzo y no sabemos qué piensa este gobierno de la obra más importante y de más envergadura prevista para Almería en las últimas décadas. No sabemos si el proyecto sigue en marcha o si quieren seguir manteniendo los compromisos alcanzados. Lamentablemente, el gobierno está más preocupado de Venezuela que de Almería. Esa es la realidad.


Recuperar la Estación para todos los almerienses

Las obras de rehabilitación de la antigua Estación de Ferrocarril, el edificio más bonito que tiene Almería, comenzaron en 2016 después de muchos meses de trámites y negociaciones del Ayuntamiento durante el último gobierno del PP, con el que acordé un cronograma de trabajo que tendría como punto final el mes de febrero de 2019 para, un vez culminado el proyecto, cerrar la cesión del conjunto rehabilitado al Ayuntamiento de Almería para convertirlo en un gran espacio cultural. Ese plan fue roto por el actual gobierno socialista que, tras paralizar las obras, pretextó errores de diseño que, en teoría, obligaban a retrasar el proyecto. Ha pasado ya un año de la fecha prevista inicialmente para la entrega de la Estación a los almerienses y no sólo no vemos trabajos del gobierno en el histórico edificio, sino que seguimos sin conocer la marcha y el alcance de los cambios teóricamente necesarios en el proyecto, así como tampoco sabemos las intenciones reales del gobierno con la estación una vez esté terminada, o incluso si pretende terminarla alguna vez. Lo cierto es que a día de hoy, los almerienses volvemos a convivir con la tradicional estampa de los andamios y las obras abandonadas por los socialistas en nuestra ciudad. La situación, por la que no parecen interesarse los representantes almerienses de los partidos en el actual gobierno, ha llegado a tal punto de indefinición y desinterés que me he visto obligado en enviar una carta al Ministro de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, solicitándole que una reunión de trabajo en la que poder analizar éste y otros asuntos de vital importancia para Almería, que están en desarrollo o esperan su puesta en marcha, como los plazos previstos por el Gobierno en la llegada del AVE a Almería capital, las obras del soterramiento o la conexión de la Autovía A7 con el Puerto. Con el ministro hago lo que dije que haría en mi primera intervención como Alcalde de Almería: tocar en todas las puertas necesarias, sin reparar en su color político, para defender los proyectos e intereses comunes a todos los vecinos de Almería. Terminar la rehabilitación de la Estación y convertirla en un espacio cultural para Almería es algo objetivamente bueno para todos, igual que la conclusión del resto de proyectos mencionados. Que el futuro de los proyectos y las obras que los gobiernos desarrollan en las ciudades no puede depender de que exista afinidad política entre gobiernos y ayuntamientos. Estoy seguro de que el ministro coincidirá conmigo y que pronto volveremos a ver trabajos en nuestra magnífica e histórica Estación.


Abriendo puertas al campo almeriense

Almería es una referencia mundial en el campo de la agricultura sostenible y de la calidad de sus productos. Pero también debemos serlo en la gestión de los residuos que genera la actividad agrícola. Y esa es la línea de trabajo que el Ayuntamiento de Almería viene poniendo en práctica desde hace años, como hemos explicado estos días en Berlín, en una nueva edición de Fruit Logística, una de las principales citas de la agricultura mundial a la que hemos acudido para apoyar y respaldar la actuación de las importantes empresas del sector establecidas en el término municipal de Almería. Para el Ayuntamiento de Almería, el campo es capital. De hecho, somos uno de los municipios agrícolas con más actividad de toda la provincia, con casi tres mil hectáreas dedicadas a la producción. Y eso también es capital para muchas empresas, para muchas familias y para muchas iniciativas que además del trabajo duro y del buen tiempo necesitan el respaldo de las administraciones. Y por esto hemos estado con ellos otra vez, pudiendo comprobar la pujanza y el valor de referencia que tiene el sector agrícola almeriense en la Feria sectorial más importante y exigente de todo el mundo. Juntos hemos trasladado el mensaje de que el campo almeriense es limpio, sostenible y respetuoso con el medio ambiente y que en ese objetivo estamos comprometidos todos: agricultores, cooperativas, empresas y, por supuesto, las administraciones que, como la Junta de Andalucía, tienen competencias directas sobre la materia y han mostrado ya su apuesta clara por este asunto con el Plan Plan de Choque de Residuos Plásticos en los cauces públicos. Como Alcalde de Almería, quiero felicitar y agradecer a los productores agrícolas almerienses por un trabajo que ha ligado definitivamente el nombre de Almería a los conceptos de calidad, sabor y salud, los tres ejes decisión del cada vez más global y competitivo mercado agrícola internacional. Desde el Ayuntamiento tratamos de generar un marco estable y propicio para la actividad de los empresarios, emprendedores e innovadores que han hecho de la agricultura almeriense una referencia de seriedad y prestigio en todo el mundo. Por eso hemos puesto en marcha iniciativas como el Plan de Higiene Rural, el asfaltado y señalización de caminos y la reducción de trámites y costes administrativos a la hora de poner en marcha producciones agrícolas; la construcción y mejora de pasos de ramblas y cauces; el suministro de agua desalada; la creación del Consejo Municipal Agrario o la eliminación de tasas para la construcción de instalaciones que integren las explotaciones agropecuarias, tales como invernaderos, almacenes, balsas o sistemas de riego. Nuestra agricultura tiene un papel transformador y generador de riqueza, empleo y bienestar a nuestra provincia. Y es necesario que estos emprendedores sientan la cercanía de las administraciones tanto en los buenos como en los malos momentos, como cuando el campo sufre los daños climatológicos. Debemos hacer lo posible para que el campo almeriense crezca, suba y sume, porque lo que es bueno para el campo, es bueno para Almería.


Un Presupuesto de futuro para Almería

Acabamos de aprobar el Presupuesto Municipal de Almería para el año 2020. Unas previsiones económicas y financieras que superan los 200 millones de euros y que están centradas en los intereses reales de los almerienses. De este modo podremos seguir aplicando rebajas fiscales, inversiones en todos los barrios, acciones para lograr una ciudad más accesible y sostenible, e importantes mejoras en los servicios sociales. Del mismo modo, mantendremos la necesaria estabilidad económica y aseguraremos un marco estable para favorecer la llegada de inversiones y la creación de más empleo y más oportunidades. Pero además de los ejes que marcan nuestra política económica, hay que añadir que este Presupuesto tiene una clarísima vocación medioambiental. Y es que el medioambiente no se cuida llenando la red de tuiters. El medioambiente se cuida llenando la ciudad de árboles. Y eso es lo que estamos haciendo. En Almería hay contabilizados a día de hoy 52.068 árboles, y si el año pasado plantamos más de 800, para este año 2020 tenemos el compromiso de superar esa cifra de árboles nuevos. En otro orden de cosas, este documento es fruto del diálogo entre diferentes grupos políticos dispuestos a sumar voluntades, anteponiendo el sentido común al interés particular. Gracias a los grupos de Ciudadanos y VOX por haber sabido demostrar que la realidad de Almería tiene una dimensión superior a las siglas y los colores. Diecisiete de los veintisiete concejales hemos apoyado este Presupuesto, al que hemos llegado partiendo del diálogo y la negociación, porque negociar no es imponer. Negociar es buscar puntos de acuerdo y enlace. Y eso es algo fundamental en el trabajo diario de este equipo de Gobierno. Igualmente quiero agradecer las aportaciones de los grupos de PSOE y PODEMOS porque, con independencia del sentido negativo de su voto, siempre he pensado que colaborar no significa siempre coincidir. Y es que en este Presupuesto no hay espacio para la ideología, para la escenificación o para el personalismo. Almería necesita un Presupuesto para hacer ciudad y no para hacer política. Y así hemos atendido también a las indicaciones y propuestas de los colectivos vecinales y sociales con los que nos hemos venido reuniendo para cerrar unas cuentas que quieren ser la expresión directa de la voluntad de todos los almerienses. Y ese es el denominador común de un Presupuesto por el que creo sinceramente que todos podemos sentirnos satisfechos. Quiero agradecer el trabajo de todos los funcionarios y trabajadores municipales al actuar con rigor y profesionalidad dando forma a este documento, que consolida a Almería en el camino de progreso y mejora que venimos experimentando en los últimos años. Los almerienses tenemos la enorme suerte de contar con unos funcionarios municipales eficaces y solventes, que desempeñan su cometido con un rigor indiscutible. Gracias a su labor, hoy tenemos un Presupuesto que va a hacer que 2020 sea un gran año para Almería. Seguimos trabajando.


En Almería la vida te sonríe

El turismo es uno de los pilares de la economía almeriense y una de las fuerzas que impulsa la actividad de un sector instalado en la vanguardia de los medios de captación y fidelización de clientes, clave para la creación de riqueza, empleo y oportunidades para cientos de familias almerienses. Por eso, el Ayuntamiento está al lado de estos profesionales y empresarios, apostando por promover y difundir la Marca Almería en los principales escaparates turísticos del mundo. En esta edición de la Feria Internacional de Turismo celebrada en Madrid, hemos presentado líneas de actuación que, estamos seguros, van a ayudar a mejorar los resultados y cifras turísticas de este año. Almería, que es una ciudad que ha experimentado un desarrollo turístico impresionante en los últimos años, tiene un paisaje, una historia y unas características únicas que son diferenciales y en las que se basa buena parte de nuestra oferta turística. Pero no teníamos un concepto, una idea o un sello propio que nos ayudase a completar la Marca Almería en los diferentes mercados turísticos. Por eso hemos presentado el FITUR la firma y el concepto que resume lo que es nuestra ciudad, lo que ofrece a quienes la descubren y la sensación que se repite en los que ya la han visitado. Almería es un estado de ánimo en el que el clima, el mar, los paisajes, la luz, la historia, la gastronomía y, sobre todo, los almerienses, van sumando sensaciones que hacen que guste estar aquí y que se quiera volver, porque en Almería la vida te sonríe. Ese es el lema que nos va a acompañar desde ahora. Y ese es el poder de Almería. Una ciudad que crece en número de habitantes. Una ciudad que hace que cada vez más españoles y extranjeros quieran vivir en ella y ser también almerienses. Una ciudad que ha sabido hacer de la calidad de vida una de sus banderas y ese es también el poder de los almerienses, nuestra capacidad de hacer que todo el mundo perciba Almería como lo que es: una ciudad mediterránea, luminosa, abierta y amable, en la que se disfruta. En la que se vive muy bien y en la que se sigue comiendo de lujo, después del exitoso año que hemos vivido como Capital Española de la Gastronomía, que nos ha permitido sentar las bases que convierten Almería en Capital Gastronómica, haciendo de la calidad de sus productos y la excelencia de sus fogones un elemento determinante a la hora de elegirnos como destino turístico. Y todo ello sin olvidar nuestra Semana Santa, ese preludio del verano que se vive en Almería de manera brillantísima, que tiene interés turístico nacional y que crea expectación cada vez que la presentamos fuera de Almería, como ha vuelto a pasar este año. En definitiva, seguimos trabajando para que, gracias a los buenos resultados de la industria turística almeriense, la vida nos sonría a todos un poco más.


“Dime, alcalde ¿qué necesitas?”

Los almerienses somos conscientes de que el cambio de gobierno en la Junta de Andalucía nos ha traído más cercanía, más interés y más eficacia por parte de nuestro gobierno autonómico. Por primera vez en 37 años los almerienses tenemos al gobierno de nuestra comunidad de nuestro lado y no enfrente, como hemos podido comprobar en tantas y tan dolorosas ocasiones. Y esto ha supuesto alcanzar la normalidad, porque lo normal es que los miembros del gobierno andaluz quieran venir a Almería y trabajen para resolver los problemas de todos los almerienses. Y si Almería ha tenido históricamente un problema, una debilidad o una amenaza, ésa ha sido la falta de agua. Por eso creo que el pasado viernes vivimos un momento muy especial en el Ayuntamiento cuando el presidente de la Junta, Juanma Moreno, presentó el proyecto hídrico que la Junta va a poner en marcha en Almería y que va a permitir que toda la capital tenga acceso al agua desalada a través de una tubería que unirá La Pipa con San Cristóbal y también que toda la zona de Cabo de Gata, la Almadraba y la Fabriquilla, que es el principal enclave medioambiental de Almería, vea mejorado su ciclo integra del agua, mejorando la depuración y agrupando vertidos. Nunca hasta ahora la Junta había mostrado semejante nivel de compromiso e implicación con una provincia, Almería, que siempre había estado lejos de Sevilla y a la que todo llegaba tarde, si es que llegaba. Con el agua se pueden hacer muchas cosas. Algunos hacen política. Otros hacen ideología. Yo creo que con el agua lo que se tiene que hacer es beber y regar, porque en Almería eso quiere decir crear riqueza, crear empleo y generar oportunidades. Y se trata de una actuación extraordinaria no solo por el alcance económico de la inversión prevista, que va a rondar los 25 millones de euros, sino por la sencillez y agilidad con la que se ha desarrollado todo el proceso de gestión. Sin dilaciones. Sin retrasos. Sin problemas. Y eso, a mi juicio, demuestra dos cosas muy importantes: que cuando se quiere, se puede. Y también que cuando no se quiere, todo se ralentiza, todo se retrasa y todo se olvida. Por lo tanto, como alcalde, pero sobre todo como almeriense, quiero dar las gracias por lo que supone este proyecto al presidente de la Junta, Juanma Moreno, y a la consejera de Agricultura, Carmen Crespo. Yo podría hablar mucho sobre lo importante que ha sido su apoyo y su confianza en este proceso, pero yo creo que podría resumir perfectamente la disposición de Carmen y su actitud como consejera en tres palabras. Nada más que en tres: “¿Alcalde, qué necesitas?” Eso fue lo que me dijo Carmen hace unos meses, y el pasado viernes presentamos el proyecto a la sociedad almeriense. Y eso es lo que necesitaba Almería por parte de la Junta de Andalucía: disposición a escuchar, ganas de trabajar y deseo de hacer cosas por Almería, por Andalucía y por España.


Claves de futuro para 2020 en Almería

Con la tradicional romería de la Virgen del Mar los almerienses iniciamos hoy domingo el despegue de un año que tiene marcado un perfil determinante de cara al futuro de nuestra ciudad, y lo hacemos tras la celebración de una Navidad que ha llenado nuestras calles y plazas de participación, diversión, espectáculos y dinamización comercial. Comenzamos como digo un año que va a ser muy importante en el proyecto de futuro que para Almería estamos construyendo en el Ayuntamiento de la mano de todos los sectores sociales de nuestra capital. Y en ese horizonte de desarrollo, el Proyecto Puerto Ciudad que estos días estamos dando a conocer a colectivos y asociaciones profesionales almerienses tiene una clarísima vocación de definir la Almería del tramo central del S. XXI como una ciudad mediterránea de referencia en el turismo, en el comercio y en el intercambio cultural. Una oportunidad única que los almerienses no podemos dejar de aprovechar y que va a abrir las puertas del futuro a nuestra capital. Para ello, el Puerto y la Junta de Andalucía están mostrando claramente su determinación y apoyo y, como no puede ser de otro modo, estoy seguro de que el nuevo gobierno de España también será sensible y receptivo de cara a un proyecto que no es del alcalde, ni es del ayuntamiento, ni es de ningún partido político: es una idea de futuro para Almería que es objetivamente buena para todos. Por otra parte, dentro de unos días llevaremos a Pleno el Presupuesto 2020 del Ayuntamiento, con unas cuentas que han contado con la colaboración y el compromiso de los grupos municipales de CS y VOX. Una previsión económica inversora y socialmente responsable, que huye de las ideologías y de los planteamientos de enfrentamiento y división entre buenos y malos que a nadie benefician. Del mismo modo, ampliaremos el radio de acción de las obras de peatonalización y mejora de importantes tramos urbanos, buscando aportar más calidad de vida, más amplitud y más comodidad para todos. Transformaremos la plaza López Falcón, peatonalizaremos el entorno de las Cuatro Calles y la plaza Careaga, en una serie de actuaciones que se suman a las realizadas en la zona de calle Santiago, el entorno de la Alcazaba, San Leonardo. Tampoco podemos perder de vista las necesarios obras del AVE, que están significando un avance importantísimo al soterrar el paso a nivel del Puche y esperamos que el nuevo gobierno actúe con decisión y siga ayudando a que el tren de alta velocidad llegue cuanto antes y que se retomen las obras de prolongación del Paseo Marítimo y de la rehabilitación de la Estación. Espero que 2020 sea también un año clave en la revitalización de la Plaza Vieja, adecuando la Casa Consistorial que ya tiene fachada y devolviendo la vitalidad a esa zona tan importe en el corazón del casco histórico. En definitiva, creo que tenemos sobradas razones para el optimismo en este año que empieza.


Gestionar el presente para conquistar el futuro

Almería es una historia de esfuerzo compartido. Un relato de compromiso e ilusión que todos escribimos a diario. Por eso, en estos días de celebración de la Navidad y el Año Nuevo, quiero desearos toda la felicidad del mundo y que 2020 traiga muchas buenas noticias para nuestra ciudad. Del mismo modo, quiero tener presente a cuantos viven estas fechas con un peso en su corazón, o están lejos de casa por cualquier motivo, deseándoles que los malos momentos queden pronto atrás. En el Ayuntamiento, seguimos trabajando para hacer posible que Almería sea el escenario de la vida y de los sueños de cada vez más personas y en un escenario de futuro al que seguiremos dedicando nuestros mejores esfuerzos, corrigiendo desequilibrios y mejorando en todos los barrios. Cerramos ahora un año que nos ha dejado muy buen sabor de boca. Hemos puesto en marcha la Biblioteca Central José María Artero, una de las más modernas de España y que se ha convertido en un punto de aprendizaje y transmisión de conocimiento y cultura. Hemos ganado en movilidad, convirtiendo en avenida la carretera de Sierra Alhamilla y remodelando zonas claves del casco urbano como Artés de Arcos y calle Santiago. Hemos ampliado la perspectiva sobre nuestro patrimonio, actuando en el entorno de la Alcazaba y avanzando en la recuperación del Ayuntamiento y la Plaza Vieja. Hemos visto el inicio de las imprescindibles obras del soterramiento en Almería capital. Hemos contado con todos los colectivos profesionales y vecinales de Almería y hemos puesto en manos de la sociedad almeriense el desarrollo del Plan Estratégico 2030. Hemos dinamizado la actividad comercial en el centro y en los barrios y hemos sentado las bases de una Almería más sostenible y más inclusiva. Y además, en este año que acaba hemos estado en boca de todos: hemos sido la mejor capital gastronómica de España. Tenemos la suerte de vivir en una gran ciudad. Almería es para mí es la mejor ciudad del mundo. Una ciudad luminosa, accesible y atractiva, que con el trabajo de todos está sabiendo gestionar su presente para conquistar su futuro. Estoy muy satisfecho de ver cómo los almerienses estamos haciendo crecer nuestra ciudad. Y también estoy muy agradecido al compromiso que con ella demuestran todos los colectivos sociales. Gracias por la aportación que suponen las diferentes miradas y enfoques que se tienen sobre Almería. Y gracias a la suma de todas las voces y de todos los acentos en una ciudad cada vez más abierta, más cultural, más comercial, más participativa y más dinámica. Una Almería que en 2020 va a seguir avanzando y potenciando las diferentes capacidades de todos los que aquí vivimos. Os deseo de corazón lo mejor para todos vosotros y para vuestras familias.


Andalucía, la primera de España

Hace ahora un año, cuando se produjo el cambio de gobierno que ponía punto final a 37 años de una gestión socialista marcada por las sombras y sospechas que ahora están confirmando los tribunales, el PSOE organizó el cerco del Parlamento Andaluz y numerosas manifestaciones contra la catástrofe y la pérdida de derechos que se iba a abatir sobre los andaluces por culpa de un gobierno de PP y CS apoyado por VOX. Pues bien, doce meses después, además de no haberse cumplido los pronósticos orquestados por los socialistas, Andalucía es la primera Comunidad Autónoma de toda España en tener aprobados los presupuestos para el próximo 2020. Y esto no sólo es reflejo de que el gobierno de la Junta de Andalucía que preside Juanma Moreno marca una clara diferencia de honradez y transparencia frente a la delictiva actuación de los anteriores gobiernos socialistas, sino que además ha logrado convertir a Andalucía en una de las administraciones más estables de toda España. Y se trata de una noticia especialmente importante en estos momentos de inestabilidad y dudas políticas a nivel nacional, porque los presupuestos aprobados no sólo garantizan la estabilidad de las cuentas públicas, sino que nos van a permitir seguir avanzando en la senda del desarrollo y la prosperidad. Un gobierno estable y solvente en Andalucía es la base desde la que poder acrecentar la vocación natural de nuestra tierra a una inversión y a una generación de empleo que antes no se podía dar debido al desbarajuste económico de unos gobiernos socialistas desdoblados en tramas delictivas. Y es que gracias a ese cambio político propiciado por las urnas estamos empezando a obtener resultados esperanzadores, como demuestran las últimas cifras macroeconómicas. Pero tampoco debemos perder de vista la enorme carga social de estos presupuestos, que baten un nuevo récord con más de 20.000 millones de euros dedicados a políticas cercanas a quienes más lo necesitan. Todo ello ha sido posible gracias a un esfuerzo compartido y dialogado entre unas fuerzas políticas que estamos unidas en el objetivo de poner a Andalucía en el lugar que el esfuerzo y la capacidad de los andaluces nos hace merecer. Un ejercicio de responsabilidad, moderación y pragmatismo que ha puesto los intereses generales de los andaluces por encima de las siglas y las fronteras políticas, demostrando que cuando se trabaja con humildad y con sensatez las cosas salen adelante. Un panorama que nada tiene que ver con el escenario catastrófico que anunciaban los que antes cercaban el Parlamento y que ahora no saben dónde meterse para tapar los escándalos que provocaron o consintieron. Otra Andalucía es posible, y estos presupuestos son la mejor demostración.