carta

El superávit municipal debe servir para ayudar a los almerienses

De todas las cosas que hay en el mundo pocas sirven mejor para entender el concepto de propiedad que el dinero. Su dinero es suyo, porque es fruto de su trabajo y su capacidad de ahorro, y por tanto nadie tiene derecho a obligarle a hacer con él algo que no quiere y mucho menos arrebatárselo. Y eso mismo pasa con el dinero público, que no es “de nadie”, como pretendía en su día la actual vicepresidenta del Gobierno, la socialista Carmen Calvo. Por lo tanto, el superávit del Ayuntamiento de Almería es de los almerienses. De nadie más. Y como Alcalde, no voy a tolerar que el actual gobierno disponga de ese dinero, que es fruto del trabajo de los almerienses y de una política económica seria y bien planificada por parte del Equipo de Gobierno, para que el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pueda pagar deudas políticas con sus socios. Ese dinero tiene que servir para ayudar a los almerienses a salir de la grave crisis que vamos a sufrir en los próximos   meses a consecuencia del Covid19. Y para ninguna otra cosa más, porque ese dinero no es del Gobierno.

Pero lo cierto es que el pasado jueves la ministra Montero confirmó en la Comisión de Hacienda del Congreso que el gobierno de Sánchez va a dar un paso más expropiando los recursos de los ayuntamientos para disponer así de sus depósitos bancarios. Y esto, sencillamente, es intolerable. El Ayuntamiento no va a consentir que el PSOE utilice el dinero de los ayuntamientos con el único objetivo de salvar la nefasta gestión de Sánchez. En este sentido, quiero anunciar ya que desde el Grupo Municipal del PP presentaremos iniciativas contra esta medida y exigiremos el desbloqueo de estos fondos para que sean los alcaldes los que gestionen este dinero en sus municipios. El dinero que se ha ahorrado en el Ayuntamiento de Almería debe ser para los almerienses. Es de sentido común. Pero el gobierno de Sánchez no solo lleva recortando libertades, derechos, recursos y competencias a los españoles y a las autonomías, además de estar llevando a la ruina a España, sino que ahora, y dada su incompetencia para gestionar esta crisis, recurre al dinero que hemos ahorrado con mucho sacrificio y que es imprescindible para que el Ayuntamiento de Almería pueda hacer frente a los gastos extraordinarios de esta crisis sanitaria y ahora económica.

Lo que los ayuntamientos necesitamos, y así lo llevamos demandando desde hace meses en la FEMP, no es que un gobierno ineficaz se apropie de sus ahorros, sino el desbloqueo de 100% del superávit y el uso de los depósitos bancarios municipales, porque el Ayuntamiento de Almería sabe mejor que nadie qué es los que necesitan los almerienses. Y los almerienses no podemos consentir este atropello.


Es el momento de demostrar nuestro amor por Almería

Desde que comenzó la actual crisis del coronavirus, los almerienses hemos comprendido que las dos estrategias que mejor funcionan hasta que finalmente pueda llegar la solución médica son, por un lado, el respeto estricto a las medidas de protección, higiene personal y distancia y, por otro lado, trabajar desde la unidad sin generar polémicas y enfrentamientos. Y eso es lo que estamos haciendo desde el primer momento en el Ayuntamiento de Almería, que ha volcado toda su capacidad de organización y gestión al servicio de todos los almerienses, especialmente de los que peor lo están pasando como consecuencia del parón en su actividad económica. Y lo cierto es que ya se están viendo los frutos de este trabajo. Esta semana, dentro del marco global del Plan Reactiva 20 hemos puesto en marcha dos líneas de actuación que pretenden hacer del comercio de proximidad y de nuestra cultura dos motores de impulso a la salida común de esta difícil situación. Para animar a los almerienses a comprar en el comercio cercano, el Área de Promoción de la Ciudad y Comercio ha puesto en marcha la campaña “Compra con el corazón”, que invita a comprar en nuestras tiendas y a visitar nuestros bares y restaurantes, manteniendo las normas individuales de prudencia en unos entornos seguros que ha sido preparados cuidadosamente por los profesionales que ya están abriendo sus puertas. Es una actuación muy necesaria para pequeños y medianos empresarios almerienses que ahora más que nunca necesitan de la confianza y el respaldo de sus vecinos, que somos todos. Si las tiendas o los bares de nuestro barrio cierran, lo que cierra es nuestro barrio porque un barrio sin comercio es un barrio sin vida. Por eso, en las próximas semanas no va a haber acto más grande de amor por Almería que comprar en almeriense y preferir lo almeriense.

Del mismo modo, y dentro del Plan Reactiva 20 acabamos de poner en marcha el programa “Yo reactivo cultura”, que contempla una partida de 150.000 euros para ayudar a que la cultura, la creación y el arte almeriense sean un elemento de creación de empleo, riqueza y dinamización social en estos momentos. La creación es un pilar básico y un motor de impulso económico que debe ser foco de atracción y dinamizador de la movilidad hacia nuestra ciudad. Hemos sido de los primeros ayuntamientos de España que presenta un programa de recuperación para el sector cultural, que busca apoyar a todos los eslabones de la cadena con apoyo técnico, logístico y de personal. Una apuesta conjunta que nace del consenso y apoyo del sector además de la generosa colaboración de la Junta de Andalucía y la Diputación. Poco a poco vamos dando pasos que nos acercan a la esperada luz que empieza a verse al final de todas estas semanas de incertidumbre. Pero no debemos bajar la guardia. En la página web www.almeriaciudad.es están todos los detalles de ambos programas. De esta salimos todos, y salimos bien.

 


Una dimensión más almeriense a la mejor salida de esta crisis

En paralelo a la salida sanitaria del coronavirus, la superación de esta crisis debe tener una clarísima dimensión personal y humana. Esa es la principal línea de trabajo que lleva activando desde antes de que se decretase el confinamiento el Ayuntamiento de Almería. Por eso hemos puesto todas nuestras capacidades y recursos al servicio de los almerienses más afectados por la difícil situación económica derivada del forzoso parón de actividad. Y como digo muchas veces, los almerienses esperan de sus representantes públicos menos palabras y más acciones. Por eso hace unos días me desplacé personalmente a agradecer el esfuerzo que están haciendo los trabajadores y responsables de los servicios sociales del Ayuntamiento, que están en primera línea de respuesta ayudando a los que más lo necesitan estos días. De hecho, el Ayuntamiento ha dispuesto, hasta la fecha, una inversión en temas sociales de más de un millón de euros desde que comenzara la crisis, puesto que son más de 400 las llamadas que se contestan a diario desde los cuatro centros de servicios sociales -Casco Histórico, Nueva Andalucía, Ciudad Jardín y Los Ángeles-, habiendo atendido ya a más de 6.000 familias, un 60% de las cuales nunca antes habían sido usuarias de este servicio. Del mismo modo, acabamos de activar una línea de ayuda económica directa para pymes y autónomos, que son sin duda uno de los sectores más dañados por la crisis. Hemos dispuesto una ayuda directa de un millón de euros que distribuiremos entre las empresas y autónomos que se ajusten a las medidas previstas en este programa de ayudas. Para ello se ha habilitado la línea telefónica 950 100 540 para informar a los interesados sobre las bases de la subvención aprobada en el marco de 'Plan re-activa20'. Este teléfono ofrecerá exclusivamente información específica sobre esta línea de ayuda en horario de 9 a 14 y de 17 a 20 horas. Queremos ayudar a los autónomos y pequeños empresarios a la hora de preparar toda la documentación necesaria, de modo que cuando se abra el plazo de presentación de solicitudes puedan, de forma ágil y rápida, tenerlo todo listo para concurrir. Es una iniciativa dirigida a trabajadores autónomos, microempresas y pequeñas empresas cuyo domicilio fiscal y local comercial afecto a la actividad se radique en el término municipal de Almería y permanezca (o haya permanecido) cerrado al público a raíz de las medidas derivadas de la declaración del estado de alarma. Estas bases, que pueden ser consultadas en la página web municipal www.almeriaciudad.es señalan que la cuantía de las ayudas a conceder dependerá del número de solicitudes presentadas, así como del número de trabajadores a cargo antes del 1 de marzo de 2020. Desde el Ayuntamiento seguiremos haciendo todo lo que haga falta y hasta el límite de nuestras posibilidades para que Almería se recupere cuanto antes de una crisis de la que saldremos más fuertes y más unidos.


almeria a domicilio

El Ayuntamiento sigue aportando soluciones y respuestas

Desde que el Gobierno decretó el actual estado de alarma sanitaria, he incidido en numerosas ocasiones en una idea que, a mi juicio, marca la diferencia entre los que están para servir y simplemente sirven para estar. Y esa idea no es otra que los almerienses esperan de sus representantes menos palabras y más hechos. Hablar menos y hacer más, como he dicho alguna vez estos días, no es sino cumplir con el principal cometido que tenemos las personas que durante un tiempo de nuestras vidas nos comprometemos a dar el mejor de nuestros esfuerzos para una administración pública: dar más soluciones y menos titulares. Y es verdad que estos días los políticos tenemos que hablar muchas veces en los medios y ahí también me gustaría diferenciar dos actitudes, la de los que hablan sin decir nada concreto, y la de los que hablan menos pero aportan certezas. En este sentido, los almerienses empiezan a ver que el Plan Reactiva 20 que ha puesto en marcha el Ayuntamiento para intentar paliar las graves consecuencias sociales y económicas de la pandemia en nuestra ciudad, empieza a tomar forma. Así, esta semana hemos dado dos pasos muy importantes en el desarrollo del paquete de medidas presentado hace dos semanas. Acabamos de aprobar las bases de la convocatoria que concederá ayudas de emergencia para los trabajadores autónomos, microempresas y pequeñas empresas, cuyo domicilio fiscal y local comercial radique en el término municipal de Almería esté cerrado al público por el COVID-19. De este modo damos soporte a una de las principales medidas incluidas en el Plan 're-activa20’, que moviliza más de 63 millones de euros de fondos municipales para la reactivación económica y social de los almerienses. Del mismo modo acabamos de presentar la web www.almeriaadomicilio.es con la que impulsamos el comercio de proximidad en nuestra ciudad, comenzando en principio con los puestos del Mercado Central y Los Ángeles, pero con el objetivo final de alojar a todos los comercios de la ciudad que ofrezcan servicios o productos a domicilio para facilitar de este modo sus necesarias ventas, en unos momentos de incertidumbre comercial generalizada. De este modo en el Ayuntamiento seguimos trabajando para cumplir con el objetivo de estar al lado de los almerienses cuando más lo necesitan, ofreciendo siempre dentro de nuestras posibilidades económicas medidas e iniciativas que ayuden a quien peor lo está pasando que vuelva a levantarse y continuar con la dinámica habitual de nuestra gran ciudad. Poco a poco y con el esfuerzo de todos, estoy seguro de que lo vamos a conseguir.


Es hora de ayudar a los que ayudan en Almería

En estos días de constante apelación a la unidad, cabria recodar que la unidad en sí carece de sentido si no es para impulsar una acción conjunta. Y también que no existe vínculo de unión más fuerte en los momentos difíciles que la solidaridad, entendida como una responsabilidad colectiva de cambio a mejor. En este sentido, quiero volver a mostrar el agradecimiento de todos los almerienses al enorme gesto de solidario altruismo que tuvo la UD Almería y su presidente y propietario, Turki Al-Sheik, al donar 1,2 millones de euros para ayudar a los almerienses a superar la crisis del covid-19. Para el Ayuntamiento es un honor que el club y su Fundación hayan contado con nosotros a la hora de diseñar y coordinar la distribución de estos recursos en la capital y provincia. De hecho, estos fondos están sirviendo ya para resolver problemas concretos y ayudar a muchos almerienses con nombres y apellidos. Hace unos días recibíamos en Torrecárdenas un aparato móvil de rayos X para pacientes encamados y de escasa movilidad y diez monitores individuales que irán a los hospitales de Poniente, en El Ejido, y de La Inmaculada, en Huércal-Overa. Se trata de aparatos de última generación que van a hacer más fácil y efectivo el extraordinario trabajo que vienen desarrollando nuestros sanitarios. Estos nuevos equipos donados por el Club contribuirán a que Almería siga siendo una de las ciudades y de las provincias en las que el virus está teniendo menor incidencia y contribuirá por tanto a favorecer la salud de todos los almerienses. Además de eso, este dinero permitirá la llegada de más material sanitario, de medidas de seguridad a trabajadores del Ayuntamiento y de la Diputación, el aumento de la aportación a Cruz Roja, la ayuda a personas mayores y a los propios abonados del club que se puedan ver en una situación de vulnerabilidad. Pero además de la solidaridad de las grandes cifras, quiero fijarme hoy también en esa solidaridad de baja intensidad y alto alcance que es ya una parte más del carácter y el espíritu de los almerienses. Muchas veces digo que, como alcalde, me siento muy orgulloso de la enorme red de solidaridad que se extiende a todos los niveles por Almería, y de la gran capacidad de empatía de los almerienses, siempre dispuestos a compartir y solucionar problemas. Y en estos momentos hay muchas maneras de que los vecinos y las familias de Almería hagan eso que tantas veces digo y que consiste en ayudar a los que ayudan. El Ayuntamiento colabora con organizaciones y colectivos que siempre y ahora más que nunca, necesitan una mano en forma de alimentos, recursos económicos y también sangre. Para contribuir a superar al virus hay muchas maneras de sumar esfuerzos.


Una estrategia nacional para el Día Después

La pasada semana el Ayuntamiento presentaba el Plan Reactiva 20, con veinte iniciativas municipales para atender las necesidades de los almerienses más afectados por la crisis económica que está produciendo el coronavirus, movilizando 63 millones de euros que se destinarán hasta el último céntimo que permita la ley al mantenimiento y la creación de empleo. Durante estos días he podido mantener las primeras reuniones con colectivos sociales y profesionales de Almería, para comenzar a explicar con detalle el alcance de estas medidas y conocer de primera mano las impresiones de los que podrán emplearlas para evitar en la medida de nuestras posibilidades daños irreparables en la economía familiar y en las pequeñas y medianas empresas de Almería. Queremos ir de la mano de todos los sectores para, cuando sea posible, devolver la vida a las calles de la ciudad, a volver a ver abiertos sus locales comerciales y, en definitiva hacer que regrese la normalidad que conocemos y deseamos. Quiero agradecer desde aquí el clima de entendimiento, la voluntad de de buscar puntos de apoyo común y la determinación de todos de arrimar el hombro para que Almería vuelva a ser lo que siempre ha sido en el menor plazo de tiempo posible. Pero para ello es imprescindible que desde el Gobierno central, que ha asumido el mando único de la situación en este Estado de Alarma, se ofrezcan al resto de administraciones y al conjunto de la sociedad española, más certezas y menos especulaciones. Para llevar a cabo lo que hemos dado en llamar “desescalonamiento” de esta situación de manera eficaz, segura y productiva, es necesario que ese mando único defina una estrategia nacional para el día después del fin del confinamiento. El éxito de la reincorporación a la normalidad, una vez alcanzados los niveles de seguridad sanitaria necesarios para ello, es que ésta se produzca de manera coordinada entre territorios, sectores productivos y administraciones. Ni las comunidades autónomas, ni tampoco los ayuntamientos, podemos adoptar esas decisiones de manera individual y debe ser el gobierno el que establezca las pautas que marquen fechas, cupos y todos aquellos elementos que permitan acompasar gradualmente el regreso a la actividad cotidiana. Se equivocaría gravemente quien pensara que de este modo trato de atacar al gobierno o que mantengo una actitud desleal. Todo lo contrario. Creo que no hay nada más leal que pedir la unidad de acción ante el objetivo compartido de superar el virus y poner España a funcionar cuanto antes. El Ayuntamiento, las empresas de todos los sectores y las familias almerienses estamos preparados para seguir trabajando unidos en torno a este propósito. Pero necesitamos que nos digan cuándo y con qué orden. Trabajando unidos, no solo saldremos antes, sino que llegaremos más lejos y en mejores condiciones.


Medidas para reactivar social y económicamente Almería

Desde el primer momento de la crisis del coronavirus, en el Ayuntamiento hemos tenido muy claro que además de las palabras y los gestos de apoyo, la salida de esta difícil situación pasa por la adopción de medidas e iniciativas concretas que sirvan para evitar graves problemas personales y reactivar nuestra economía. Por eso el Ayuntamiento acaba de presentar un Plan de reactivación económica y social que, con 20 medidas bien definidas y una inyección económica de algo más de 63 millones de euros, persigue mitigar las consecuencias de la crisis sanitaria y el confinamiento. Un programa, el PLAN REACTIVA 20, que tiene como principal objetivo que los almerienses remonten y reactiven su economía y también su vida, poniendo en manos de los negocios y empresas de la ciudad medios y recursos que les ayuden a dar ese primer tirón de la persiana, facilitando iniciativas que permitan a los trabajadores sostenerse más tiempo reduciendo o aplazando pagos e incluso inyectando liquidez a sus pequeñas y medianas empresas. En este marco, el Ayuntamiento prevé inyectar un millón de euros a aquellos negocios y pequeñas y medianas empresas que, con local y sede social en Almería, se hayan visto obligados a cerrar durante este periodo de confinamiento. El esfuerzo dirigido a apoyar los tejidos comercial y hostelero va a ser importante. Por eso, entre otras medidas, se multiplica por cuatro la subvención que el Ayuntamiento da a las asociaciones de comerciantes y, en esta misma línea, suscribirá un convenio con ASHAL. Además, el apoyo al comercio de proximidad se verá reflejado en una campaña promocional. Igualmente, se va a impulsar una plataforma digital para los comerciantes de los mercados municipales, pero también para todos los que entregan a domicilio, de modo que, a través de la digitalización lleguen a ser más competitivos y atractivos. El Plan, al que se accede con todo detalle desde la página web del Ayuntamiento www.almeriaciudad.es incluye medidas fiscales y tributarias, como la suspensión durante tres meses del cargo de los fraccionamientos y recibos de la Cuenta Fácil 10. La ampliación de periodo de pago voluntario y la devolución del importe íntegro de las tasas por ocupación del dominio público mientras se mantenga la prohibición de la actividad. Se pone en marcha también un Plan de Pronto Pago a proveedores y se van a desarrollar hasta catorce talleres contra la destrucción del empleo y el fortalecimiento digital de las empresas. Reactivaremos el mayor volumen de contratación de obra pública que los presupuestos permitan, de cara a que Almería no pierda el ritmo de transformación y, a la vez, genere empleo. Del mismo modo hay medidas dirigidas a impulsar la cultura entendida como motor de creación de empleo y generación de estados de ánimo positivos. Y todo, sin dejar de lado a quienes peor lo están pasando. Desde el primer día, el Ayuntamiento de Almería ha apostado por que ningún almeriense se quede atrás. Se firmaron convenios con Cruz Roja y Cáritas y se pusieron los cimientos de una ayuda de emergencia social para las familias más vulnerables. Si permanecemos como hasta ahora, unidos y firmes, estoy seguro de que los almerienses sabremos superar cualquier desafío que pueda traer el futuro.

 

 


Preparando el día después del coronavirus

Desde el inicio de esta crisis estoy enviando a los almerienses un mensaje muy claro. Existen muchos caminos por los que terminaremos con el coronavirus, pero todos convergen en un mismo punto: en las personas. En Almería estamos centrados en afrontar esta difícil situación pensando en los almerienses de un doble modo. El primero, naturalmente, el de la salud. La recuperación y atención de los afectados es el primer frente de esta batalla que estamos librando con la eficacia de los profesionales sanitarios y la colaboración del conjunto de la sociedad. Y el segundo es, inevitablemente, el escenario de profunda crisis económica que nos vamos a encontrar todos al volver a la rutina habitual. Por eso el Ayuntamiento se está anticipando ya a esta situación, preparando y estructurando medidas e iniciativas que suavicen en la medida de lo posible el duro impacto de esta caída. Como ya he dicho estos días, estamos ultimando un borrador de las inversiones que el Consistorio realizará con el porcentaje de superávit que el Gobierno permite destinar a servicios sociales y promoción social. Para el Ayuntamiento, apoyar a las personas vulnerables, proteger empleo y la vivienda son los puntos de anclaje de la política municipal para el día después del fin del coronavirus. Nuestros equipos jurídicos, económicos y sociales trabajan estos días coordinados desde sus casas para terminar de definir el paquete de medidas e iniciativas que adoptaremos en cuanto podamos volver a la actividad cotidiana. De momento, lo más urgente ya está puesto en marcha a través los recursos activados para las personas sin hogar, así como la atención dispensada con la colaboración de Cáritas y Cruz Roja. A partir de ahí, estamos en contacto con los sectores productivos almerienses para conocer de primera mano las necesidades y urgencias que se irán viendo a medida que recuperemos la actividad normal en nuestra ciudad . Según los primeros cálculos a partir de las restricciones señaladas por el Gobierno, serán unos 1,2 millones de euros los que el Ayuntamiento podrá destinar a este tipo de medidas, ya que los consistorios dispondrán del 20 por ciento del superávit una vez ejecutadas las inversiones financieramente sostenibles y las operaciones pendientes, entre las que, en el caso de Almería, se sitúa el pago de una de las sentencias por la expropiación de los suelos del Paseo Marítimo. Del mismo modo, las inversiones efectuadas hasta ahora a través de las transferencias de 110.000 euros realizadas a Cruz Roja y Cáritas, emanadas de las partidas de emergencia social del Área de Asuntos Sociales, conllevarán la reformulación del presupuesto municipal. La necesidad está ahora en la calle, en los comercios, en las tiendas y los restaurantes que han cerrado. Haremos todo lo posible para que el efecto de esta crisis sea el menor para todos ellos. Juntos lo conseguiremos.


La red de responsabilidad que atenuará los efectos de la crisis

A medida que avanzamos hacia el final de la crisis sanitaria del coronavirus en Almería, cada vez somos más conscientes de que además de los problemas de salud que su contagio está provocando, y que poco a poco iremos superando gracias a la admirable labor de nuestros sanitarios y al respeto de las normas establecidas, hay una vertiente de esta crisis que va a tener unas consecuencias durísimas y muy extendidos: muchísimos almerienses van a perder su empleo o van a ver severamente afectadas las posibilidades de viabilidad de sus pequeñas y medianas empresas. Y repito lo que vengo diciendo desde el primer momento: el Ayuntamiento va a estar al lado de quienes más lo necesiten, haciendo todo lo posible para paliar las situaciones más graves y volcando toda su capacidad en acompañar y ayudar a quienes resulten más perjudicados por este inesperado colapso. En este sentido, además del paquete de medidas económicas y fiscales que decreté la pasada semana para atenuar el impacto de la crisis económica que va a golpear Almería, he dado orden de que se atienda a más de 900 familias almerienses en situación de vulnerabilidad a través de una aportación económica directa de 110.000 euros destinados a Cruz Roja y Cáritas. En un plan social pensado desde la responsabilidad, para quienes peor lo están pasando en estos momentos por haber perdido su puesto de trabajo a causa del confinamiento, no disponen de apoyo familiar o se encuentran afectados por el aislamiento. Serán los técnicos municipales que trabajan en los Centros de Servicios Sociales de Rambla Belén-Amatisteros, Casco Antiguo, Nueva Andalucía y Ciudad Jardín-Levante los que valoren la situación de las familias que necesiten una ayuda, informen sobre la naturaleza de la misma y los deriven a Cruz Roja o a Cáritas para que reciban apoyo para la compra de alimentos, artículos de higiene y limpieza del hogar o productos farmacéuticos esenciales. Se trata de una nueva iniciativa social del Ayuntamiento de Almería, a través del Área de Familia, Igualdad y Participación Ciudadana, en unos momentos en los que ayudar a quienes más lo necesitan es una cuestión humanitaria. Y lo haremos apoyándonos en dos ONG de contrastada eficacia y seriedad, que han acreditado una intachable trayectoria a la hora de llegar a la gente necesitada de forma rápida, sencilla y directa. Con la firma de dos convenios, uno con Cruz Roja y otro con Cáritas Almería, el Ayuntamiento tiene previsto llegar a cerca de 3.500 almerienses, algunos de los cuales nunca han necesitado el apoyo de los servicios sociales comunitarios, pero que han perdido sus recursos económicos en estas semanas de necesario confinamiento. Esta medida, sumada a las generosas donaciones económicas del propietario de la UD Almería, Turki Al-Sheikh, para paliar los efectos de esta crisis, y junto a las aportaciones de instituciones como Diputación y Junta de Andalucía, y otras muchas empresas y particulares almerienses, me permite afirmar que vamos a salir de esta situación muy unidos y reforzados como sociedad. Y así, cuando todo esto pase, recordaremos estos días como el tiempo que nos permitió volver a descubrir la importancia de las cosas que nos unen y nos hacen mejores.


Almería no está vacía; está llena de responsabilidad

Si hay algo bueno en esta crisis sanitaria es que nos ha permitido comprobar, una vez más, que Almería es una ciudad referencia en cuanto a responsabilidad, sentido cívico y disciplina social. Cuando estos días me comentan en el móvil o en videoconferencia que nuestra ciudad está vacía, yo siempre digo lo mismo: Almería no está vacía: está llena de responsabilidad. Los almerienses estamos volviendo a dar una muestra de seriedad y de sentido común respetando las normas establecidas, respetando las indicaciones de las autoridades sanitarias y demostrando que somos lo que tantas veces hemos dicho: una gran ciudad. Unos, demostrando su valentía y compromiso en las calles, vigilando, sirviendo o limpiando. Otros en sus empresas, produciendo y generando los bienes y recursos necesarios. Otros en el campo, en la carretera o en los mercados, garantizando el habitual suministro de artículos de primera necesidad. Y finalmente otros, la mayoría, asumiendo con entereza y buen ánimo el confinamiento en casa que han ordenado las autoridades sanitarias para frenar los contagios y poder parar al coronavirus. Y hay dos perfiles en esta crisis que están centrando la atención y preocupación del Ayuntamiento de Almería: las personas y la economía. Somos plenamente conscientes de las dificultades económicas a las que se van a enfrentar en cuanto todo esto acabe muchos autónomos, muchos pequeños y medianos empresarios y muchos trabajadores de nuestra ciudad. Por eso hemos puesto en marcha un ambicioso paquete de medidas de ayudas fiscales y económicas que permitan a muchos almerienses asumir los complicados efectos de esta crisis sanitaria del mejor modo posible. En este sentido, he dado instrucciones para la inmediata suspensión, durante tres meses, de todos los pagos por fraccionamiento y todos los recibos por la Cuenta Fácil 10. Del mismo modo hemos prorrogado durante tres meses el pago del Impuesto de Vehículos de tracción mecánica, de las tasas por vados y reserva de espacios, del IBI, de las tasas de mercados y mercadillos y las de ayuda a domicilio. Calculamos que todas estas medidas van a suponer la inyección de algo más de 50 millones de euros de liquidez en la economía familiar de los almerienses, de modo que las consecuencias económicas del coronavirus sean las menores posibles y los empresarios puedan conservar el mayor número de empleos. Desde el Ayuntamiento estamos convencidos de que es la hora de la responsabilidad social y por eso apelamos al Gobierno de España para que siga flexibilizando leyes y nos siga dando herramientas a los ayuntamientos en el uso del superávit, en la regla de gasto y para que, con la ley en la mano, podamos ayudar al máximo a todos los almerienses.