Gestionar el presente para conquistar el futuro

Almería es una historia de esfuerzo compartido. Un relato de compromiso e ilusión que todos escribimos a diario. Por eso, en estos días de celebración de la Navidad y el Año Nuevo, quiero desearos toda la felicidad del mundo y que 2020 traiga muchas buenas noticias para nuestra ciudad. Del mismo modo, quiero tener presente a cuantos viven estas fechas con un peso en su corazón, o están lejos de casa por cualquier motivo, deseándoles que los malos momentos queden pronto atrás. En el Ayuntamiento, seguimos trabajando para hacer posible que Almería sea el escenario de la vida y de los sueños de cada vez más personas y en un escenario de futuro al que seguiremos dedicando nuestros mejores esfuerzos, corrigiendo desequilibrios y mejorando en todos los barrios. Cerramos ahora un año que nos ha dejado muy buen sabor de boca. Hemos puesto en marcha la Biblioteca Central José María Artero, una de las más modernas de España y que se ha convertido en un punto de aprendizaje y transmisión de conocimiento y cultura. Hemos ganado en movilidad, convirtiendo en avenida la carretera de Sierra Alhamilla y remodelando zonas claves del casco urbano como Artés de Arcos y calle Santiago. Hemos ampliado la perspectiva sobre nuestro patrimonio, actuando en el entorno de la Alcazaba y avanzando en la recuperación del Ayuntamiento y la Plaza Vieja. Hemos visto el inicio de las imprescindibles obras del soterramiento en Almería capital. Hemos contado con todos los colectivos profesionales y vecinales de Almería y hemos puesto en manos de la sociedad almeriense el desarrollo del Plan Estratégico 2030. Hemos dinamizado la actividad comercial en el centro y en los barrios y hemos sentado las bases de una Almería más sostenible y más inclusiva. Y además, en este año que acaba hemos estado en boca de todos: hemos sido la mejor capital gastronómica de España. Tenemos la suerte de vivir en una gran ciudad. Almería es para mí es la mejor ciudad del mundo. Una ciudad luminosa, accesible y atractiva, que con el trabajo de todos está sabiendo gestionar su presente para conquistar su futuro. Estoy muy satisfecho de ver cómo los almerienses estamos haciendo crecer nuestra ciudad. Y también estoy muy agradecido al compromiso que con ella demuestran todos los colectivos sociales. Gracias por la aportación que suponen las diferentes miradas y enfoques que se tienen sobre Almería. Y gracias a la suma de todas las voces y de todos los acentos en una ciudad cada vez más abierta, más cultural, más comercial, más participativa y más dinámica. Una Almería que en 2020 va a seguir avanzando y potenciando las diferentes capacidades de todos los que aquí vivimos. Os deseo de corazón lo mejor para todos vosotros y para vuestras familias.


Andalucía, la primera de España

Hace ahora un año, cuando se produjo el cambio de gobierno que ponía punto final a 37 años de una gestión socialista marcada por las sombras y sospechas que ahora están confirmando los tribunales, el PSOE organizó el cerco del Parlamento Andaluz y numerosas manifestaciones contra la catástrofe y la pérdida de derechos que se iba a abatir sobre los andaluces por culpa de un gobierno de PP y CS apoyado por VOX. Pues bien, doce meses después, además de no haberse cumplido los pronósticos orquestados por los socialistas, Andalucía es la primera Comunidad Autónoma de toda España en tener aprobados los presupuestos para el próximo 2020. Y esto no sólo es reflejo de que el gobierno de la Junta de Andalucía que preside Juanma Moreno marca una clara diferencia de honradez y transparencia frente a la delictiva actuación de los anteriores gobiernos socialistas, sino que además ha logrado convertir a Andalucía en una de las administraciones más estables de toda España. Y se trata de una noticia especialmente importante en estos momentos de inestabilidad y dudas políticas a nivel nacional, porque los presupuestos aprobados no sólo garantizan la estabilidad de las cuentas públicas, sino que nos van a permitir seguir avanzando en la senda del desarrollo y la prosperidad. Un gobierno estable y solvente en Andalucía es la base desde la que poder acrecentar la vocación natural de nuestra tierra a una inversión y a una generación de empleo que antes no se podía dar debido al desbarajuste económico de unos gobiernos socialistas desdoblados en tramas delictivas. Y es que gracias a ese cambio político propiciado por las urnas estamos empezando a obtener resultados esperanzadores, como demuestran las últimas cifras macroeconómicas. Pero tampoco debemos perder de vista la enorme carga social de estos presupuestos, que baten un nuevo récord con más de 20.000 millones de euros dedicados a políticas cercanas a quienes más lo necesitan. Todo ello ha sido posible gracias a un esfuerzo compartido y dialogado entre unas fuerzas políticas que estamos unidas en el objetivo de poner a Andalucía en el lugar que el esfuerzo y la capacidad de los andaluces nos hace merecer. Un ejercicio de responsabilidad, moderación y pragmatismo que ha puesto los intereses generales de los andaluces por encima de las siglas y las fronteras políticas, demostrando que cuando se trabaja con humildad y con sensatez las cosas salen adelante. Un panorama que nada tiene que ver con el escenario catastrófico que anunciaban los que antes cercaban el Parlamento y que ahora no saben dónde meterse para tapar los escándalos que provocaron o consintieron. Otra Andalucía es posible, y estos presupuestos son la mejor demostración.


Más Navidad para todos los almerienses

Más Navidad para todos los almerienses

Una programación de Navidad no sería del todo plena si alguna de sus iniciativas no puede ser disfrutada por todos. Ese es el espíritu con el que hemos preparado en el Ayuntamiento la Navidad y Reyes de este año, de modo que vayamos a tener unas celebraciones inclusivas, sostenibles y abiertas a todos los almerienses, con independencia de su edad, de sus posibilidades de movilidad y sus diferentes capacidades. Después del éxito que supuso en la pasada Feria la ventana de horas sin ruidos que abrimos en las noches para facilitar que todos los niños disfrutasen por igual de las atracciones, esta Navidad vamos a repetir la experiencia con las coronas de los Reyes Magos de la Rambla, que tendrán un tiempo reservado para ello, por lo que el juego de luces de cada domingo de Navidad (8, 15, 22 y 29 de diciembre y el 5 de enero), en el pase de las 18.30 horas, se realizará sin sonido. Los pases el resto de días serán, con luz y sonido, a las 18.30, 19.30 y 21.00 horas. Además de eso, también hemos aumentado la apuesta por la sostenibilidad, ya que las bolsas del mercado navideño que se sitúa en la Avenida Federico García Lorca serán de papel, para disminuir el consumo de plástico, como venimos también haciendo con otras campañas con el Área de Sostenibilidad Ambiental. Una medida que también sirve para concienciar. Y no será la única novedad en este sentido, puesto que hemos cambiado la pista de hielo artificial por una pista ecológica sintética que estará hasta el 6 de enero en la Plaza de la Catedral, donde también habrá una serie de atracciones infantiles. Otro de los puntos de interés de la Navidad almeriense estará en la Biblioteca Central José María Artero, con actividades pensadas para los más pequeños y naturalmente, aprovecharemos el cierre del exitoso año de nuestra capitalidad gastronómica con actividades propias de la repostería navideña, para que tengamos una despedida de dulce de una iniciativa que tantas cosas buenas ha traído para Almería. Hemos publicado en nuestras redes sociales y hemos repartido programas y folletos de las diferentes programaciones de conciertos y actuaciones que vamos a tener repartidas por Almería estos días, y estoy seguro de que más de una van a interesarte a ti, a tu familia o a tus amigos, porque las Navidades son unas fiestas propicias para el encuentro y la reunión. Y todo ello tendrá, un año más, el especial colofón de la Cabalgata de Reyes de la próxima tarde del día 5 de enero, con la que queremos empezar el año llenando de ilusión y alegría las calles de Almería. Os invito a disfrutar de una magnífica Navidad en Almería y que todos tengamos una feliz salida y entrada de año.


Trabajamos por una Almería más inclusiva

El Ayuntamiento acaba de poner en marcha un proyecto muy necesario que era también un compromiso adquirido con la amplia red de solidaridad y asociaciones del Tercer Sector que tenemos en Almería. Hemos puesto la primera piedra de un edificio específico que se construye ya en el barrio de La Goleta, para dar servicio a todas estas asociaciones en un proyecto pionero llamado 'El Jardín de los Sentidos', que es el nombre con el que se ha bautizado a este nuevo equipamiento, y que está destinado a las asociaciones que trabajan a diario con almerienses que tienen necesidades especiales. Estoy muy orgulloso de ser el alcalde de una ciudad que cuenta con una extraordinaria red de solidaridad, en donde mucha gente ayuda a gente que de verdad lo necesita. Gente que sabe que lo que uno hace por sí mismo dura lo que duramos vivos, mientras que lo que se hace por los demás dura para siempre. Y ese es el espíritu que nos lleva a construir este edificio, que quiere ser referencia en una ciudad que trabaja para ser un modelo de participación y de inclusión.
La inclusión de personas con discapacidad en los ámbitos educativos, formativos y laborales es algo más que un buen deseo o un apartado más de un programa político. Incluir es sumar. Incluir es crecer. Incluir es enriquecer. Y en Almería no ponemos en práctica la inclusión para ser más, sino para ser mejores. Pero esta apuesta por la plena inclusión no puede ser un esfuerzo aislado de una administración, institución o asociación. Las medidas que favorezcan la igualdad y luchen contra los riesgos de exclusión social deben constituir una tarea conjunta. Y es que trabajar por la inclusión es apostar por las personas, potencia las capacidades de todos los ciudadanos, fomenta la cultura del respeto y la pertenencia, y nos enseña a comprender y aceptar las diferencias, lo cual reduce el impacto del acoso y de la intimidación en el colegio, en el trabajo o en la calle.
En el Ayuntamiento seguiremos trabajando en alcanzar convenios de colaboración, en avanzar en accesibilidad, en eliminar barreras físicas y mentales y en dejar de ser una administración que está detrás de las asociaciones subvencionándolas, para estar a su lado trabajando con ellas. En definitiva, este edificio es un impulso más, un importante esfuerzo al que hemos dedicado tres millones de euros, para que las asociaciones almerienses tengan algo por lo que han peleado mucho tiempo y que el Ayuntamiento se comprometió a poner en marcha. Pero además de eso queremos que a través de este edificio la sociedad almeriense contemple la diversidad como una fuerza positiva que merece ser reconocida, celebrada y atendida. Estoy convencido de que ese es el mejor camino para que todas las personas sean igualmente valoradas y tengan las mismas oportunidades de participación en un futuro que está cada vez más presente


Un tiempo que no debe volver jamás

Con la sentencia del Caso ERE, lo que se ha condenado no es solo el comportamiento de los principales dirigentes del PSOE de la Junta de Andalucía, o la comisión de delitos financieros concretos por parte de estos altos cargos. En mi opinión, la sentencia de la Audiencia de Sevilla va más allá: condena un modo de hacer las cosas en política y fulmina a un régimen político que ha pervertido la democracia en Andalucía y ha dopado los resultados electorales en nuestra comunidad durante décadas, propiciando una red clientelar de votos para el Partido Socialista.

Es una de las explicaciones que tiene que una región con constantes índices bajos en cuanto a los indicadores que marcan la calidad de vida en los países democráticos siguiera votando una y otra vez al partido que se mostraba incapaz de poner a Andalucía en el lugar que merece. No obstante, como almeriense y como andaluz, creo que estamos ante una situación muy triste.

Es una situación penosa que traslada una pésima imagen de Andalucía y que nos abochorna a todos los que pensamos que las instituciones deben ser escrupulosamente hornadas y limpias y trabajar en beneficio de la sociedad sin cometer delitos.

Al margen de la descomunal cantidad de dinero robado y su altamente improbable reintegro a la sociedad, me gustaría centrarme en un aspecto que quizás no está siendo demasiado tratado estos días: el coste de las oportunidades perdidas. Más difícil aún que recuperar el dinero desviado parece la posibilidad de que las provincias andaluzas recuperen las oportunidades de crecimiento y desarrollo perdidas por culpa de quienes, en lugar de poner ese dinero público al servicio de todos, lo usaron para garantizarse una falsa paz social y estipendiando a la sociedad andaluza con subsidios y ayudas en lugar de poner en sus manos herramientas para el desarrollo y la prosperidad.

Ese es a mi juicio el principal daño del escandaloso modus operandi del PSOE en Andalucía durante las últimas décadas. Una Junta del PSOE, convertida durante cuarenta años en un factor limitante del crecimiento en Andalucía, permitiendo y consintiendo el robo de cientos de millones, mientras obras y proyectos en todas las provincias, especialmente en Almería, se quedaban paralizadas y olvidadas.

Es indignante pensar que la misma Junta socialista que no fue capaz de terminar de pagar obras en Almería como la rehabilitación del Ayuntamiento, el Materno Infantil o la Autovía del Almanzora, era la misma en la que se montaban ERES falsos y se corrían juergas a cargo del contribuyente. No podemos consentir que ese tiempo de despropósitos y delitos vuelva jamás a Andalucía.


El viaje a ninguna parte de Sánchez

Una semana después del experimento electoral de Pedro Sánchez, la mayoría sensata de españoles coincidimos en un análisis sencillo: para este viaje no hacían falta alforjas. Y siendo muy cierta esta expresión popular, a mi juicio se queda incluso corta, porque la fallida ocurrencia de repetir elecciones nos ha dejado una situación más compleja y con muchos más riesgos para España que la producida tras las elecciones del pasado mes de abril. Comparto la inquietud de millones de españoles preocupados ante la deriva hacia la radicalidad, el extremismo y el independentismo del eventual gobierno que pueda formar Sánchez, que por muchas etiquetas de progresismo que quiera colgarle, no será más que un laberinto de intereses y siglas con un mismo denominador común: la amenaza al futuro de España. Y es que el acuerdo anunciado hace unos días entre socialistas y comunistas, el mismo que hace unos meses le quitaba el sueño a Pedro Sánchez, nos ha trasladado el insomnio a una gran mayoría de españoles que creemos en el marco constitucional de 1978 y en la unidad indisoluble de España. No puedo dejar de mencionar en este punto la sorprendente desfachatez con la que Sánchez ha pilotado este proceso durante los últimos meses, fingiendo y mintiendo sin rubor a todos los españoles, y preparándose a pagar la mayor factura que haya tenido que abonar un gobierno por mantenerse en el poder. Y ese precio no es otro que poner el entredicho las bases de nuestra convivencia, el marco constitucional y el modelo territorial. Y se la va a pagar, además, a partidos y grupos que han hecho del odio a España la razón de su existencia y que han trabajado, trabajan y seguirán trabajando para que a España le vayan mal las cosas. Esos van a ser los socios de gobierno que ha elegido Pedro Sánchez. Ese es el futuro que quiere para nuestro país. Pues bien, ante todo este panorama de incertidumbres y dudas, el PP va a seguir estando a la altura de la situación presentando a todos los españoles una propuesta de futuro centrada y alejada de todos los extremismos. En el Parlamento, en el Senado, en las diputaciones, en las comunidades autónomas y en los ayuntamientos, la gestión del PP seguirá aportando a la sociedad española una referencia de firmeza en la defensa de los intereses de España, de responsabilidad en la gestión económica ante la crisis que se avecina y de indeclinable defensa de la Constitución de 1978 y del marco territorial de España. Un modelo de futuro alejado de extremismos, de radicales y de independentistas. Un partido de confianza y garantías para España.

 


El lenguaje universal de la democracia

Cuando hoy domingo vaya a votar, hágalo en libertad y en conciencia. Piense en ello cuando tenga en su mano el voto, que es la herramienta más poderosa y determinante que existe a la hora de elegir nuestro propio futuro. Un derecho que a todos nos iguala y a todos nos permite ser parte activa del futuro de España, de sus comunidades y de sus provincias. Porque el resultado que conoceremos esta noche tendrá una incidencia directa en el futuro de Andalucía y de Almería. Los almerienses necesitamos un gobierno sólido, estable y centrado en la resolución de los problemas reales de la gente. Un gobierno capaz de dar respuesta a las inquietudes y aspiraciones de las personas y de las familias que miran con incertidumbre el futuro económico y político de España. Por todo ello es muy importante que usted ejerza su derecho y vote. Y que lo haga según sus preferencias, según sus valores y según sus ideas de quién o quiénes pueden ofrecer más seguridad y más garantía a la hora de formar un gobierno que sea útil para el futuro de España y que sea capaz de generar más oportunidades para más gente. Y para que España tenga un Gobierno operativo y eficaz, son necesarios los votos de todos, sin excepción. Sin votos no hay democracia y sin democracia no hay posibilidad para un escenario de confianza, de prosperidad y de creación de empleo.
Y estoy seguro de que los almerienses volveremos a dar un ejemplo de responsabilidad y de compromiso cumpliendo todos y cada uno de nosotros con nuestro papel en esta democracia. En este sentido, quisiera agradecer especialmente el papel de todos los almerienses que están prestando hoy un gran servicio a la democracia, ejerciendo la tarea que les ha correspondido en los diferentes colegios y mesas electorales, así como el todos los funcionarios y servidores públicos que hoy redoblarán esfuerzos para que la jornada electoral se viva en Almería como siempre; es decir, con normalidad y sin incidentes. El domingo es muy largo y hay tiempo de sobra para acudir a depositar el voto y continuar después con los planes previstos. No hay democracia sin participación porque esa sigue siendo, inalterable en el tiempo, la auténtica raíz de la libertad, que tiene en el voto su lenguaje universal. Por lo tanto, les animo a que a lo largo de la jornada de hoy participen de modo activo, sereno y consciente, en esta gran demostración de civismo y responsabilidad que supone siempre cualquier jornada electoral. Por el futuro de España, vote.


Garantizar que Almería siga avanzando

El próximo 10-N los almerienses vamos a tener en nuestra mano la herramienta más poderosa que existe en democracia para cambiar las cosas: el voto. Y al margen de las legítimas preferencias y afinidades de cada cual, en Almería hay un hecho incontestable que puede comprobarse cada vez que el PSOE tiene responsabilidades de Gobierno en Madrid o Sevilla: ningún gobierno socialista ha querido tender puentes con el Ayuntamiento de Almería por el simple hecho de que los almerienses no les votan. Así de sencillo. Y no es una afirmación gratuita propia de la efervescencia de la campaña electoral, sino que es algo que cualquier almeriense puede comprobar fácilmente. Piensen en tres actuaciones importantísimas para Almería, que venían siendo reclamadas por los almerienses desde hace décadas y que desde el Ayuntamiento, y con la inestimable ayuda del gobierno central del PP y de modo especial del que fuera ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, habían conseguido salir del cajón del olvido para ponerse en marcha: las obras del soterramiento y eliminación del paso a nivel del Puche, la prolongación del Paseo Marítimo y la rehabilitación y puesta en valor del que, a mi juicio, es el edificio más bonito de toda Almería, que es la antigua estación de ferrocarril. Esos tres proyectos estaban activos y en marcha cuando la moción de censura de Sánchez desalojó a Rajoy de la Moncloa. A día de hoy esas tres obras están paradas y sin previsión de reanudación. Y no sólo eso. Mientras que con el gobierno del PP había quedado establecido que una vez restaurada, la estación pasaría a ser propiedad de todos los almerienses, el gobierno del PSOE ha reculado y ahora no parece tener la misma buena disposición de los anteriores responsables. Es decir, que el balance de gestión del gobierno del PSOE con Almería capital ha sido, una vez más, lamentable. Obras paralizadas por falta de pago y compromisos deshechos, además del olvido de promesas del propio PSOE, como una importante inversión para la rehabilitación del Cable Inglés. Pero la buena noticia es que el domingo 10 de noviembre los almerienses vamos a poder elegir entre una cosa y la otra. O bien continuar con los habituales retrasos, olvidos y paralizaciones que caracterizan históricamente a la actuación del PSOE con Almería capital, o elegir un gobierno que vuelva a cumplir con todos los almerienses. Y es que ya está bien de políticas rancias y sectarias que condicionan la inversión del gobierno al color político del ayuntamiento. El 10 de noviembre tendremos en la mano la receta más fácil para acabar con eso y garantizar que Almería siga avanzando.


La cultura como herramienta de lo cotidiano

Una biblioteca es siempre algo más que un depósito de libros. Reunir los elementos sobre los que se ha escrito, filmado o interpretado el arte en sus diversas formas, es siempre una invitación a ampliar el horizonte de nuestro conocimiento y a contribuir a que la vida sea un poco mejor para todos. Y eso es lo que tenemos a nuestro alcance los almerienses con la nueva Biblioteca Central ‘José María Artero’. Como alcalde, quiero que Almería sea una ciudad que haga de la Cultura una herramienta de lo cotidiano, y por eso, el Ayuntamiento ofrece desde hace unos días a todos los almerienses la posibilidad de desarrollar los dos mecanismos del conocimiento sobre los que se construye el futuro de las sociedades: aprender y compartir. Todo eso, y más, lo podemos hacer los almerienses desde hace unos días en nuestra nueva Biblioteca, que es sin duda el espacio cultural más sugerente y con más posibilidades de interacción de toda Almería. Una biblioteca que ha culminado sus diferentes fases de apertura y que se abre a la sociedad almeriense con una propuesta moderna, adaptada al S. XXI, que rompe con los estereotipos de una biblioteca convencional y que es completamente accesible, inclusiva, tecnológica y que, por supuesto, cuenta con un importante fondo de libros en formato de papel y digital. Desde aquí quiero dar las gracias a todos los trabajadores de las distintas áreas del Ayuntamiento que han volcado el mejor de sus esfuerzos desde hace muchos meses para que este equipamiento, que era uno de los puntos que más nos ilusionaba en el equipo de Gobierno municipal, sea ya una realidad plena que viene a completar el servicio de las salas de estudio que se abrieron hace unos meses. Si aún no has estado en la biblioteca, que supone además una magnífica rehabilitación del notable cuartel de la Policía Local que levantó el arquitecto Langle en los años treinta del siglo pasado, te animo a que pases por ella y la veas, la uses y la disfrutes. Recuerda además que lleva el nombre, porque así lo quiso la mayoría de almerienses que participaron en la consulta popular, de otro almeriense que trabajó durante toda su vida por difundir la idea de la cultura en nuestra provincia, el editor, escritor y humanista José María Artero. En sus salas, la biblioteca dará cabida a todo tipo de público, de todas las edades, gusto y condición. Un espacio común para compartir cultura que solo tiene sentido con la presencia de los almerienses, que sin duda, va a ser el factor determinante en este nuevo centro para el aprendizaje, el estudio, el ocio y la información. No te la pierdas.


Defender la democracia en toda España

Sigo con creciente preocupación la situación de Cataluña y la gravísima fractura social que allí ha abierto el independentismo, radicalizando sus posiciones y empleando una violencia insólita y alarmante, ante la calculada contención del Gobierno central y la irresponsable promoción de los disturbios por parte del gobierno autonómico catalán. Son muchas las reflexiones que pueden hacerse acerca de los difíciles momentos que está viviendo esa parte de España, y no puedo perder de vista el temor compartido a que ese odio que hemos visto estos días en las calles, en las autovías o en los aeropuertos y estaciones, acabe generando un conflicto de dimensiones irrecuperables. Se trata, además, de un odio que no es la respuesta a una situación de opresión u ocupación, como pretende el independentismo, sino el resultado de varias décadas de un sistema educativo cimentado en el desapego a la idea de España. Ante esta espiral de tensión, hemos visto a un Gobierno superado, sobrepasado y desnortado, que evidencia a cada paso que el presidente en funciones está haciendo cálculos electorales en lugar de adoptar medidas claras para garantizar la convivencia y el respeto de los derechos de todos los ciudadanos que viven en Cataluña. Desde el Partido Popular, nuestro presidente, Pablo Casado, ha sido tan tajante y claro como determina la gravedad de la situación: aplicación inmediata de la Ley de Seguridad Nacional y ruptura con el gobierno insensato de Torra. ¿Qué más tiene que pasar en Cataluña para que todos los españoles veamos reaccionar a nuestro gobierno? Si Sánchez cree que por estar en funciones no tiene que funcionar, que se eche a un lado y que a partir del 10 de noviembre deje que el PP de Pablo Casado, que es un partido serio y responsable, mire el problema a la cara y adopte desde el gobierno las medidas necesarias. Y es que la cita electoral nos ofrece a todos la oportunidad de aglutinar un voto útil y cansado de bonitas palabras que no llevan aparejadas acciones reales, para ensamblar una alternativa real a Sánchez y a las ineficaces políticas socialistas. España necesita un gobierno que cumpla y haga cumplir la ley, que respete y haga respetar la Constitución y que no asuma la violencia como parte de la necesaria libertad de expresión. Y es evidente que un PSOE atado por cálculos y compromisos electorales con partidos independentistas está incapacitado para cumplir con éxito esta tarea. Por lo tanto, y por el bien de España, el próximo 10 de noviembre tendremos la oportunidad de elegir la sensatez frente la sinrazón y la defensa efectiva de la democracia en todos los lugares de España.